DEMOCRATIZACION DE LAS UNIVERSIDADES VENEZOLANAS

La universalidad es el principio mediante el cual toda persona debe poder disfrutar del derecho, sin distinciones de edad, sexo, origen social, étnico o cualquier otro status, mientras que la generalización es el principio que obliga al Estado a facilitar el disfrute del derecho a un número cada vez mayor de persona; ambos componentes son esenciales para la vigencia del derecho a la educación.

 El largo período formativo de la universidad venezolana, constituido por 284 años de historia que engloban, desde el proceso de conquista, hasta la colonización e independencia, está subdividido en la fase de orígenes (1673-1832) y la fase de institucionalización (1833-1957). La primera etapa se desarrolla durante los años 1673-1832 y donde tienen su inicio las universidades más antiguas del país, a partir de las primeras instituciones eclesiásticas que conformaron inicialmente, en sus aspectos fundamentales, las dos universidades venezolanas públicas y autónomas, conocidas actualmente como la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad de Los Andes (ULA). Ambas universidades tienen como antecedente común, su creación sobre la base de colegios eclesiásticos, transformados posteriormente en universidades públicas y nacionales a través de decretos, con características similares y basadas en estatutos republicanos.

Luego de la caída de la dictadura Perez-jimenista y con el auge del desarrollo petrolero se incentiva el proceso de masificación de la educación venezolana. Es a partir de 1958 que se inicia un cambio en el sistema universitario venezolano, y además se da paso a una Venezuela urbana con todas las características de un estado capitalista también se observa un acentuado crecimiento de la matrícula universitaria, en el contexto de una política de ampliación de oportunidades educativas extensivas a todos los estratos de la población, lo cual respondía, por una parte, a la exigencias de consolidación de un nuevo proyecto político de carácter democrático representativo y, por la otra, a la reorientación de la estrategia económica en el marco del proceso de modernización del país. Sin embargo, se observa, especialmente, a partir de la década de los años 70, que esta tendencia creciente de la demanda de educación superior ha continuado aumentado considerablemente, muy por encima de la oferta, hasta llegar a generar la crisis recurrente del cupo universitario que se apreciaban anualmente en el país.

Debido a la problemática del límite de cupos universitarios se dio paso al  tráfico de influencias que se manejaba para conseguir un cupo, la venta del mismo y la discriminación que los pobres siempre tuvieron desde el mismo momento en que ingresaron al bachillerato a estudiar en colegios públicos, porque otro secreto a gritos es el abultamiento de las notas que estilan en los colegios privados, en beneficio de quien pague, es decir, de los hijos de los llamados “clase media”.

Desde 1999 con el inicio de la Revolución Bolivariana viene produciéndose un cambio profundo en la educación superior venezolana de la mano de las transformaciones que en todos los ámbitos de la vida social está impulsando el Gobierno Bolivariano. El desarrollo de un proyecto nacional dirigido a la inclusión social, la participación protagónica del pueblo como médula de la democracia y el desarrollo de un modelo productivo endógeno y centrado en el ser humano, entre el 1999 y  2002 , las políticas de Educación Superior se centraron en un esfuerzo de expansión de la matrícula estudiantil, alineado a la política de inclusión educativa en todos los niveles, liderada por el rescate de la voluntad del Estado, mediante la eliminación de trabas al ingreso, la reivindicación del carácter público de la educación y el llamado a las instituciones de educación superior existentes a sumarse al impulso de transformación nacional con la creación de nuevas instituciones de educación superior oficiales abarcó a la Universidad Experimental de Yaracuy, la transformación del Instituto Universitario Politécnico de la Fuerza Armada Nacional (IUPFAN) en Universidad Nacional Experimental Politécnica (UNEFA),y la Universidad Bolivariana de Venezuela entre otras.

Hoy en día, y gracias al entusiasmo del Comandante Chávez, logramos transformar la educación universitaria desde algo que estaba reservado para un número muy pequeño de venezolanos, a un derecho universal en nuestro país, así Venezuela ocupa el quinto país en el mundo y es el segundo en América Latina, en materia de inclusión a la educación, logro que ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Por; Lisy G Martínez/UBV

 

Anuncios