Levismar Vásquez , Comunicación Social

La sociedad venezolana del siglo XX se desenvuelve dentro de la propuesta de Estado, asignada por los elementos de la dictadura, la presencia de un régimen dictatorial como el de Juan Vicente Gómez, que dio continuidad a la construcción de elementos educativos que marca el carácter exclusivista para la educación, es decir educación para unos pocos basada en la prioridad para la educación privada la cual estaba sustentada en el código de instrucción, propuesta de educación para las elites traída desde los tiempos de la colonia.

No obstante, haberse desarrollado esta intención de mantener en el tiempo la política educativa dirigida única y exclusivamente para los sectores poseedores de riqueza, originó que sectores políticos y personalidades, preocupados por los más desposeídos e impulsados a construir una sociedad democrática para Venezuela, comenzaran a dar respuesta a esa concepción que daba por sentado que la “educación no surgía como derecho del pueblo sino como garantía individual” (Prieto Figueroa, 1977: 117)

Si nos ponemos a analizar un poco sobre la historia de la educación universitaria nos conseguiremos mucho material en cuanto a cómo era la educación superior en la IV república y como es hoy en día, anteriormente las universidades eran meramente clasistas, no podían  estudiar si no los hijos de buenas familias reconocidas o con un buen rango a nivel político y económico. La educación era censurada para aquellos que no tenían recursos.

El 75% de los educandos de las universidades provienen del 25 % que conforman los colegios privados”; por lo que, la Asamblea Nacional Constituyente, consagra la gratuidad absoluta de la educación impartida por el estado hasta más allá de la educación media, hasta el pregrado universitario. Luego de señalar la exclusión ocurrida en la educación venezolana antes de 1999.

En la cuarta república había mucha exclusión a la sociedad educativa, el cobro de matriculas universitarias, las dichosas pruebas internas que según investigaciones realizadas solo podían ser admitidos aquellos que tuvieran “palanca” es decir una ayuda interna para poder ser ingresado a la matrícula universitaria sin importar los conocimientos que los estudiantes pudieran tener, aquí se aplicaba el dicho “tanto tienes, tanto vales”. Era un proceso netamente burgués y capitalista.

Es increíble cómo era privatizada la educación en décadas anteriores, solo un pequeño porcentaje de la población tenía derecho a  formarse en universidades.

Para el año 1944  la privatización de la educación se fue agudizando pues para este entonces existían 59 colegios privados y 29 oficiales, el elemento gratuito establecido constitucionalmente para el sector primario, se hacía letra muerta. Los niños de las aldeas y de las ciudades del interior del país, quedaban fuera de estos sueños constitucionales.

 

Tenía que ser así, ya que estos gobiernos fueron gobiernos puestos por las trasnacionales petroleras, representaban la burguesía de turno, el libre mercado se imponía, la educación para los más desposeídos no era elemento prioritario. Se practicaba el principio, de que la educación secundaria y universitaria debía dejarse en manos del sector privado, totalmente un proceso de exclusión, no podía llamarse de otra manera.

 

Pasado el periodo 1948 -1958, la dictadura “perejimenista”, había permitido el crecimiento de la educación privada en un 100 % y la pública en un 32 %. Las elites en el poder, habían revertido los presupuestos de la educación, priorizando la educación universitaria, sobre la educación primaria y secundaria. La dictadura no sólo favoreció la educación privada, sino estableció una restricción sobre el avance educativo.

 

Es por ello que cuando llega el Presidente Chávez a la palestra política se comienza a hablar sobre democratizar las universidades y que todos por igual tuvieran derecho a la educación, fue un proceso de inclusión y se comenzó a hablar sobre el tema de las misiones educativas donde aquellos que nunca tuvieron la oportunidad de estudiar pues ahora lo podrían hacer. Todo esto crea un boom en la sociedad, pues por fin un Presidente se interesaba por la inclusión de aquellos sectores marginados por la cuarta república, por fin alguien le devolvía los sueños a aquellos que una vez soñaron con ser médicos, abogados o comunicadores sociales y simplemente no tuvieron oportunidad por no pertenecer a una clase social capitalista.

La creación de nuevas universidades como la UBV, y el desarrollo de la Misión Sucre a través de la municipalización de la educación superior, permitieron cuadruplicar el número de estudiantes universitarios en Venezuela, dando respuesta al proceso de elitización que habían vivido las universidades en las décadas del 80 y 90 del siglo pasado. De esta forma, centenares de miles de ciudadanos pudieron acceder a la educación universitaria, circunstancia que le había sido negada en años anteriores.

 

No obstante aun se sigue luchando por la democratización de las universidades pues en algunas universidades privadas se sigue aplicando el modelo de la IV república, el cobro de los cupos es una realidad innegable, el alto costo de las matriculas solo lo puede pagar quien este posicionado en una clase media; es por ello que el gobierno bolivariano aun sigue en pie de lucha para acabar con estos modelos clasistas, burgueses y capitalistas, para que así la educación sea netamente gratuita y de inclusión social, que los estudiantes tengan igual derecho de estudiar sin importar a  que clase social pertenezcan.

 

Levismar Vásquez

Comunicación Social

Anuncios